¿Las vacunas contra el coronavirus causan magnetismo?

¿Las vacunas contra el coronavirus causan magnetismo?

Fri, 06/11/2021 - 16:03
Posted in:
0 comments

Varios expertos y verificadoras alrededor del mundo han desmentido que las vacunas contra el COVID-19 causen magnetismo. 

En las redes sociales y plataformas de mensajería circulan muchos videos en los que personas muestran como presuntamente después de recibir la vacuna contra el coronavirus imanes se pegan en el lugar de la inyección, por supuestamente tener las vacunas “metales pesados magnéticos”. ChequeaBolivia se refiere al tema en su sección #LoQueSabemos para brindar más detalles.

Los metales en las vacunas

Muchas de las publicaciones que circulan en las redes sociales de gente mostrando como monedas, clips o incluso cubiertos se pegarían en el lugar en el que presuntamente recibieron la vacuna contra el coronavirus (no dicen cuál) y en las que se afirma que la sustancia contiene metales pesados magnéticos, que es lo que genera la imantación.

Como señala la verificadora Chequeado de Argentina, los componentes de las distintas vacunas contra el coronavirus aprobadas por la OMS tienen publicada la lista de componentes que las conforman. En el caso de las vacunas que se están aplicando en Bolivia, se puede conocer la composición de las vacunas de Pfizer – BioNTech, Sinopharm, Sputnik V y Oxford - AstraZeneca. De todas estas las únicas que poseen metales son la de AstraZeneca y la Sputnik V, que utilizan al igual que muchas otras vacunas desde hace años, hidróxido de aluminio y óxido de magnesio, sustancias que no son dañinas en las dosis que se suministra en las vacunas, y que no corresponden a los metales de la tabla periódica que poseen magnetismo hacia los imanes, como el hierro, el cobalto y el níquel.

Según El Mundo – España, que investigó estos casos, incluso si existiesen componentes no declarados en las vacunas, la cantidad de metal necesaria para generar la imantación que se muestra en los videos precisaría de dosis de al menos un mililitro, cuando las dosis para la vacunación contra el coronavirus son de 0,3 a 0,5 mililitros. De tener más, las dosis en las jeringas ser verían oscuras. Además, para lograr el efecto de imantación la concentración del metal debería quedarse en el brazo, lo que no ocurre pues la vacuna se dispersa en el cuerpo. Y de quedarse en un solo lugar, el resultado sería un bulto duro y notorio, además de muy doloroso.

Al Edwards, profesor asociado de tecnología biomédica de la Universidad de Reading en Inglaterra, en contacto con la verificadora estadounidense Snopes declaró: “No hay nada magnético en las formulaciones de las vacunas, la mayor parte de lo que se inyecta es agua extremadamente pura, además de algunas sales simples para que la inyección sea menos dolorosa y en una cantidad absolutamente pequeña de la vacuna (…) La mayoría de los alimentos están hechos de moléculas similares, y comer alimentos no hace que las personas sean magnéticas".

Sobre los videos

No obstante, aunque se precise que las vacunas no contienen metales pesados magnéticos, queda la incógnita de por qué en los videos hay imanes que se quedan pegados en los brazos de las personas que afirman haber recibido la vacuna contra el coronavirus.

Una de las explicaciones es la capa lipídica o grasa natural de la piel, que dependiendo de la fisiología de las personas puede variar. Aplicar presión con un objeto liso en la piel húmeda o con algo de grasa producto de la sudoración o excreciones naturales puede causar que el objeto quede pegado. Se logra comprobar pegando una moneda en la frente o incluso suspendiendo una cuchara en la nariz. Lo mismo pasa con los brazos.

El diario El Mundo recomienda aplicar la prueba del talco, que consiste en embadurnar talco en un metal y un imán, y luego acercarlos, para comprobar que el talco no ha anulado la atracción magnética de ambos, y que continúan pegándose pese al polvo. Después se hace lo mismo con el brazo, siendo el talco un absorbente de humedad evitará que el imán se pegue en la parte del cuerpo que se cree imantada, lo que no debería ocurrir si realmente existiese un metal bajo la piel.

Otra de las explicaciones para estos videos son las típicas bromas de internet. La BBC, en un reportaje que realizó sobre los videos que circulan en la red sobre magnetos que se pegan en el lugar en el que presuntamente se puso la vacuna contactó a una de las protagonistas de estos videos, quién inmediatamente aclaró que se trataba de una broma que le hizo a su hermana, utilizando un poco de saliva para pegarse un magneto pequeño en el brazo. Posteriormente se disculpó porque no pensó que su video sería tan viral.  

“Me equivoqué y me disculpo, eso fue una broma al 100 por ciento, porque mi hermana me preguntó si mi brazo después de la vacunación se había hecho magnético”, relató la joven llamada Emily. Además, aclaró que no quisiera que la gente no reciba la vacuna por culpa de ella, y recomendó que las personas dejen de creer todo lo que ven en Tik Tok, Facebook y YouTube.

FUENTES:

BBC News

Snopes

El Mundo – España

Chequeado

Ministerio de Salud de Argentina

Redacción Médica

Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud de España

 

 

 

Tendencia Política

Fecha Publicación Web

Aliados

 

Aliados