Sobre Nosotros

Sobre Nosotros

Un año y más arando en tierra fértil

El 1 de junio de 2019 difundimos, a través de nuestra página web y en Facebook, la primera verificación que realizamos en ChequeaBolivia… y no hemos parado hasta ahora.

Nuestra perspectiva en aquel 1 de junio era ayudar a que en la campaña electoral de octubre ayudemos a detectar noticias falsas y, sobre fuentes creíbles, redactar y elaborar la respectiva rectificación, de manera que quienes nos leyeran estuvieran mejor informados, base de un sistema democrático sólido.

Pero, en realidad, la propuesta de este proyecto nació en noviembre de 2018, cuando los ejecutivos del Centro de Estudios de la Realidad Económica Social (CERES), sobre la base de varias investigaciones, previeron que el crecimiento de las redes sociales era imparable y que su uso para difundir noticias falsas (“fake news”) podría afectar negativamente a la ciudadanía en su comportamiento democrático.

Por ello, decidieron crear ChequeBolivia.bo y conformaron un equipo para llevarlo adelante. Así, entre los meses de marzo y junio se organizó el equipo, se invitó a personalidades e instituciones regionales y nacionales a ser aliados de este proyecto, se diseñó, sobre la experiencia de otras iniciativas semejantes, la metodología de trabajo, comenzaron las pruebas… y el 1 de junio “salimos” al mundo virtual.

Pero, no sabíamos ni podíamos imaginarnos que nuestro horizonte se ampliaría en un tiempo relativamente corto. Veamos:

La pugna política en la campaña electoral de 2019 alcanzó niveles virulentos y si bien la evaluación de lo que hicimos no nos corresponde (papel que deben cumplir nuestros aliados y seguidores), tenemos la esperanza en que supimos responder al desafío que nos impusimos.

Cumpliendo esa tarea sobrevivió una demanda creciente: la necesidad de ayudar a nuestros seguidores, hombres y mujeres de diferentes edades, pertenencia social, religiosa, política a conocer y utilizar algunos instrumentos que les permitan a ellos mismos detectar noticias falsas, cortar su difusión y, de ser necesario, solicitar nuestra colaboración.

En esa tarea surgió la necesidad de elaborar “banners” de capacitación e información, que, en general, son bien recibidos. En esa misma línea, con la Asociación de Periodistas de Cochabamba y el apoyo de la Universidad Católica Boliviana Regional Cochabamba, realizamos dos talleres de capacitación en detección de noticias falsas para colegas periodistas.

Con la Carrera de Comunicación Social de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS) organizamos un debate sobre el trabajo de detección de noticias falsas con docentes y estudiantes.

Las universidades aliadas del proyecto (UCB-Cochabamba, UMSS y la Universidad Mayor, Real y Pontificia de San Francisco Xavier de Chuquisaca) nos han invitado a dar charlas a sus estudiantes de Comunicación sobre la forma de rectificar noticias falsas.

La UCB nos confió un módulo con sus alumnos de tercer semestre de la materia de Producción de Noticias I.

En ese camino decidimos ampliar la difusión de nuestro trabajo y comenzamos a producir podcasts. Con buena voluntad y cooperación, difundimos el primer podcast el 9 de octubre de 2019 y hasta la fecha hemos producido y difundido 36 podcasts, no sólo en nuestros espacios en las redes sociales, sino también a través de Radio Urbana en Cochabamba y Radio Correo de Sur en Sucre.

Lo que no estaba en nuestras previsiones era que se presentarían emergencias nacionales que agitaron profundamente la convivencia social. Una fue la aparición en Sud Yungas de una posible epidemia de arenavirus que felizmente no se irradió, aunque generó mucha preocupación en la sociedad, más aún porque comenzaron a aparecer en las redes sociales diverso tipo de información errada que provocaron mucho temor (e incluso pánico) e inducir a usar medicamentos contraindicados.

Nuestra tarea en ese caso se desarrolló bajo dos líneas de acción: Identificar las instituciones responsables de combatir la epidemia, difundir sus direcciones en forma permanente a través de nuestras páginas web y apoyar la campaña organizada con banners informativos. La segunda, detectar no sólo noticias falsas, sino información errada que se prestara a no ser bien comprendida o sugiera medicamentos no autorizados. Luego sobrevinieron los incendios en la Chuiquitania, que nos demandaron mucha atención y seguimiento, manteniendo el mismo enfoque anterior, pero con una intensidad mayor, de detectar y rectificar noticias falsas, difundir los instructivos de las organizaciones públicas y privadas que participaron en la tardea de enfrentar el fuego, así como de gestionar y organizar la solidaridad ciudadana.

La coincidencia de los incendios y el proceso de sofocarlos con el último tramo de la campaña electoral, elevó los niveles de conflictividad, marco en el que se realizaron las elecciones generales y ante la denuncia de fraude electoral, comenzó una movilización social en todo el país (expresada fundamentalmente a través de bloqueos generales a nivel urbano y rural y focos de violencia) que culminó con la renuncia y fuga del ex Presidente del Estado.

Esta secuencia de hechos incrementó notablemente la difusión de noticias falsas tanto las de carácter político-partidario como sociales buscando generar no sólo polarización política sino también temor en la gente.

Reconstituido el aparato estatal, se podría afirmar que se presentó un tiempo de relativa tregua en la que se logró recuperar una precaria paz social y política, gracias a que, por un lado, se conformó el Órgano Electoral Plurinacional de manera transparente y se convocó a elecciones generales para mayo del presente año.

Y mientras nos preparábamos para la cobertura de la próxima campaña electoral, en la que queremos incluir la verificación del discurso político, sobrevinieron dos sucesos que volvieron a tensionar el ambiente y en el que nos encontramos actualmente: la pandemia del coronavirus y la decisión de la Presidenta del Estado de ser candidata en las próximas elecciones generales.

Ambos factores han permitido que se entrecrucen los diferentes planos de la vida social en el país, lo que complejiza la labor de detectar noticias falsas. Y estamos pudiendo responder a los desafíos que esta situación lanza precisamente por la experiencia adquirida en este tiempo y porque se han establecido lazos de confianza con nuestra audiencia.

VERDAD VERDADERO?

Esos lazos a los que hacemos referencia se reflejan en los datos estadísticos que redes como Facebook, Twitter e Instagram elaboran sobre la visita a nuestras páginas virtuales.

NO SOLO DE NOTICIAS FALSAS SE OCUPA CHEQUEABOLIVIA.BO

La experiencia adquirida en la elaboración de banners de capacitación en la detección de noticias falsas para aminorar su difusión, y de orientación para el acceso a fuentes responsables de información en casos de eventos concretos, así como por la realización de talleres de capacitación con periodistas y estudiantes universitarios, nos ha motivado a apoyar más intensamente la denominada alfabetización mediática. Así, hemos producido un curso virtual de cuatro unidades temáticas dirigido a periodistas y a grupos de jóvenes universitarios y de últimos cursos del ciclo secundario, con el propósito de que ellos mismos sean instructores de otros grupos a los que tienen acceso. De esa manera no sólo que pretendemos aportar a la participación de ciudadanía debidamente informada en la vida democrática del país, sino de ciudadanos que puedan contrarrestar los efectos de la difusión de noticia falsas.

HACIA EL FUTURO

Lo sucedido en este primer año impide planificar adecuadamente nuestras tareas hacia el futuro. Si no hay cambios de magnitud, tenemos un equipo que ha sido reforzado con profesionales de la comunicación y estudiantes de últimos grados que nos permitirá cubrir las siguientes actividades: Cubrir la forma en que se informa del coronavirus en las redes sociales con el propósito de rectificar las noticias falsas y ayudar a que se cree un ambiente de confianza y esperanza.

Introducir algunos cambios en nuestras páginas web para facilitar el acceso de nuestra audiencia a nuestros materiales y facilitar la intercomunicación con ella.

Seguir el desarrollo de la vida política del país, lo que implica centrarnos en la campaña electoral para las próximas elecciones generales que, por el momento, se prevé que se realizarán en el mes de septiembre.

En este campo nos proponemos elaborar una metodología para realizar la verificación del discurso político que se difundirá en la campaña electoral.

Mantener nuestra tarea de aportar a la alfabetización mediática dirigida a grupos concretos de personas buscando que se conviertan tanto en capacitadores como en detectores de noticias falsas.

Todo ello manteniendo nuestra decisión de servir a la gente de manera rigurosa, plural y sin otra motivación que la de creer que la consolidación del sistema democrático en Bolivia requiere de una ciudadanía bien informada.

Por último, este trabajo no se hubiera desarrollado sin el apoyo fundamental del CERES cuyos integrantes, como en otras oportunidades, han sabido detectar necesidades de una sociedad que se debe atender.

También agradecemos a nuestros aliados que desde un principio han confiado en el equipo de ChequeaBolivia: La Asociación de Periodistas de Cochabamba (APC), Los Tiempos, la Red ATB, Opinión, Radio Centro, Radio CanchaParlaska, Radio Urbana, Universidad Mayor de San Simón (UMSS), Universidad Católica Boliviana (UCB), Universidad Mayor, Real y Pontificia de San Francisco Xavier de Chuquisaca (USFX), Extend Bolivia y Revista Inmediaciones.

 

Aliados

 

Aliados