Funcionamiento y efectividad de las vacunas contra el COVID - 19: ¿Puedo contagiarme después de vacunarme?

Funcionamiento y efectividad de las vacunas contra el COVID - 19: ¿Puedo contagiarme después de vacunarme?

Wed, 05/26/2021 - 15:40
Posted in:
0 comments

Se debe continuar con las medidas de bioseguridad hasta saber si las vacunas contra el COVID - 19 son efectivas o esterilizantes. 

En las redes sociales han circulado preguntas sobre contagios de coronavirus en personas que han sido inmunizadas con las vacunas que se encuentran disponibles en el país. ChequeaBolivia se refiere al tema en su sección LoQueSabemos para brindar más detalles.

Vacunas esterilizantes y efectivas

Si bien las vacunas son una de las herramientas más poderosas en la contención de pandemias y enfermedades, éstas normalmente se subdividen en dos grandes grupos: las que proporcionan inmunidad esterilizante y las que proporcionan inmunidad efectiva.

La inmunidad esterilizante significa que tras la vacunación el virus causante de la enfermedad, como en este caso el SARS – CoV – 2, causante del Covid – 19, no podrá ingresar a las células e infectarlas. Lo que evitaría que el virus haga copias y desarrolle la enfermedad en el organismo.  

Sin embargo, lograr esto en una vacuna es muy difícil, e incluso la respuesta inmunitaria natural después de haber padecido la enfermedad puede no conseguir inmunidad esterilizante. Lo que la mayoría de las vacunas generan es inmunidad efectiva, entendida como la posibilidad del organismo de generar anticuerpos y evitar que el virus cree muchas copias de sí mismo aumentado la carga vírica y, en consecuencia, provocando la enfermedad, cuadros graves y hasta la muerte.

No obstante, las vacunas que generan inmunidad efectiva no evitan que el virus, en este caso el SARS – CoV – 2, ingrese al organismo y logre generar algunas copias de sí mismo, lo que posibilita que aún las personas vacunadas puedan adquirir la infección y trasmitirla, aunque en menor cantidad.

Además, las vacunas tienen un patrón de funcionamiento y lineamientos de tiempo que deben respetarse para que sean efectivas. Incluyen, por ejemplo, un espacio de dos semanas después de la primera dosis para que el cuerpo comience a generar anticuerpos, y en el caso de las vacunas que se encuentran en territorio nacional, que pasen alrededor de 15 días después de la segunda dosis para que se alcance el grado de efectividad anunciado por el fabricante de la vacuna.

Es decir, durante el período entre la primera y segunda dosis, el cuerpo aún está desarrollando los primeros anticuerpos contra el virus que se le ha enseñado a combatir mediante la vacuna, por lo que no se está completamente protegido hasta cumplir el régimen completo de inmunización.

Por lo tanto, es importante que la mayor cantidad de gente se vacune, y que las personas vacunadas cumplan las medidas de bioseguridad, porque podrían adquirir la infección y propagarla, aunque no desarrollen síntomas de la enfermedad.

Grados de efectividad y variantes de coronavirus

Algo fundamental que debe considerarse con las actuales vacunas contra el coronavirus es que tienen grados de efectividad, entendidos como un porcentaje promedio para proteger contra la enfermedad.

Cada una de las vacunas autorizadas para su uso de emergencia por la Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene dos tipos de efectividad, la que protege de la enfermedad sintomática y la efectividad frente a cuadros graves de la misma, cuyo porcentaje es de hasta el 100 por ciento en la mayoría de las vacunas, evitando la complicación de la enfermedad y la muerte.

Además, desde finales del año pasado, tanto la OMS como la comunidad científica y las instituciones de salud de diversos países del mundo, han dado cuenta de la aparición de variantes en todo el mundo, pero focalizadas en algunos espacios geográficos. Si bien la mayoría de esas variantes se encuentran bajo vigilancia y no significan un potencial riesgo, las de mayor circulación suelen burlar a los anticuerpos generados por las vacunas; aunque algunas, en menor grado, siguen protegiendo el organismo contra las variantes.  

Algunas de estas variantes, como la brasileña y la sudafricana, pueden burlar la inmunidad generada por algunas de las vacunas que están siendo utilizadas actualmente para desescalar la trasmisión y mortalidad del virus. Es el caso de la vacuna de Oxford – AstraZeneca, que ha dejado de ser aplicada por el gobierno de Sudáfrica por la poca efectividad que mostró contra la variante B.1.351 que es la que más circula en aquel país, mientras que las vacunas Janssen y Novavax han demostrado ser algo más eficientes contra esta variante.

 

La OMS indica que las vacunas son eficientes contra todos los tipos de coronavirus

Aunque las variantes signifiquen un obstáculo para el fin de la pandemia y las restricciones que se ven obligados los países a aplicar, la OMS asegura que todas las vacunas que actualmente se utilizan son efectivas para combatir al coronavirus. Debido a que si bien su tasa de efectividad frente a algunas variantes no es la misma que con el SARS – CoV – 2 original, los porcentajes son los suficientes para evitar la muerte de las personas que enfermen y precisen de hospitalización.  

Además, la carga viral de estas personas y las que resulten asintomáticas después de haber sido inoculados disminuye, por lo que las posibilidades de contagiar son menores, logrando disminuir la velocidad de circulación del virus entre la población.

Pero aún falta la creación de la tan ansiada inmunidad de rebaño. Para que esto ocurra la mayor parte de la población vacunable debe estar inmunizada, un reto ante la desinformación creciente contra las vacunas y elevada deficiencia en la organización de sistemas de vacunación en muchos países del planeta.

Vacunas disponibles en Bolivia

FUENTES:

BBC News Mundo

Gaceta Médica

Redacción Médica

El País - España

Semana

La Vanguardia

El País – Tarija

El Independiente

ConSalud.es

Fecha Publicación Web

Aliados

 

Aliados